Alopecia cicatricial

Logo Clinica Gallegos

Clínica Gallegos

La alopecia cicatricial se produce por la destrucción de los folículos pilosos, los cuales se atrofian y son sustituidos por tejido cicatricial. Es una pérdida de cabello irreversible.

La inflamación que destruye el folículo no se observa a simple vista y por lo general no hay cicatrices visibles en el cuero cabelludo. Es muy importante realizar un estudio médico para poder diagnosticarla. Normalmente la caída del cabello se produce de forma gradual, aunque en algunos pacientes la caída es rápida y va acompañada de picores, ardor y dolor en la zona severo en la zona.

En función de su origen, las alopecias cicatriciales se dividen en dos grupos:

La alopecia cicatricial primaria:

Producida por enfermedades del cuero cabelludo, que dejan una lesión irreversible los folículos pilosos y se crea tejido cicatricial y, en consecuencia, una pérdida definitiva de las unidades foliculares. En estos casos es importante pautar un tratamiento dermatológico para intentar estabilizar y frenar la evolución de las áreas afectadas. No es aconsejable realizar un trasplante capilar si la enfermedad de base no está estabilizada, ya que en estos casos el cabello implantado no será definitivo.

Entre las enfermedades cicatriciales primarias más comunes están:

  • Liquen Plano Pilar: enfermedad inflamatoria que afecta a las unidades foliculares y que puede provocar una pérdida total o parcial de estos folículos. Provoca la pérdida de cabello en zonas concretas del cuero cabelludo y también en otras zonas del cuerpo. Es una alopecia irreversible.
  • Alopecia fibrosante frontal (variante del Liquen Plano Pilar): afecta especialmente a mujeres a partir de la menopausia. Es una variante del Liquen Plano Pilar por lo que se produce una inflamación en el cuero cabelludo que produce la pérdida de pelo. Afecta al primer tercio frontal de la cabeza y se produce un retroceso en forma de diadema y suele ser precedida por pérdida parcial o total de cejas. Su origen no está claro, pero en los últimos estudios publicados se indica que el detonante de esta alopecia puede ser de carácter hormonal y autoinmune, y en un 10% se observa un componente genético (los pacientes refieren tener un familiar con este mismo tipo de alopecia).
  • Pseudopelada de Brocq: trastorno poco frecuente que afecta a las áreas parietales, y se presenta mediante parches o áreas irregulares con alopecia. Esta patología afecta de manera más común a mujeres de raza blanca y de mediana edad.
  • Lupus discoide: enfermedad autoinmune que daña las células y los tejidos del propio organismo provocando una erupción en la piel o en el cuero cabelludo que causa la pérdida de pelo.
  • Morfea: enfermedad autoinmune que afecta principalmente a la piel del torso y las extremidades, aunque en raras ocasiones puede afectar también al cuero cabelludo.
  • Foliculitis decalvante: es un tipo de alopecia muy poco frecuente que afecta a varones jóvenes. Se produce una inflamación del cuero cabelludo que va acompañada de picor, escozor y pústulas que pueden dañar totalmente el folículo piloso.

La alopecia cicatricial secundaria:

En este caso las zonas de alopecia provocada por cicatrices originadas por traumatismos o cirugías que han provocado lesiones en el cuero cabelludo. Se genera un tejido cicatricial que impide el crecimiento de nuevos pelos. Dentro de este grupo se encuentran las calvicies por traumatismos, quemaduras o lesiones de la piel. En este caso sí que se puede realizar un trasplante capilar, pero será el cirujano quien deba determinar si es viable o no, dependiendo del tejido cicatricial.